Conjuntivitis en perros, esto es lo que debes saber

La conjuntiva de los perros es una membrana transparente que recubre el glóbulo ocular y el interior de los párpados. Su función es servir de protección y aquí llegan todas esas cosas que podrían causar daño severo a las estructuras importantes del ojo. Por eso en ocasiones es posible que sea penetrada por algún cuerpo extraño, ácaros, polen, pequeños insectos, bacterias e incluso que sea infectada por virus. Todo esto puede desencadenar la conjuntivitis en perros.

En los perros, la conjuntivitis se traduce como una irritación ocular simple que además de ser causada por un cuerpo extraño, también se puede producir como consecuencia de alergias, picaduras de insecto y en casos extremos síntoma subyacente de alguna enfermedad grave.

Si bien, lo más sensato es acudir al veterinario para que establezca un tratamiento efectivo, hay algunas medidas que puedes tomar para que la recuperación del canino sea más rápida e incluso para prevenir que aparezca este problema.

¿Cómo se previene la conjuntivitis en perros?

Es casi imposible evitar la exposición de nuestro perro a los agentes extraños que podrían terminar aterrizando en su conjuntiva. Sin embargo, lo que sí es posible es tomar acciones para disminuir los riesgos y que el animal no presente una irritación ocular con mucha frecuencia:

  • Realizar limpiezas recurrentes a la cama de tus mascotas.
  • Ubicar a la mascota lejos de las bombillas exteriores durante la noche para evitar que tenga contacto con insectos.
  • Evitar las caminatas por senderos llenos de maleza.
  • Alejar a los perros de sitios donde se hacen trabajos de carpintería para evitar que una astilla caiga en su ojo.
  • Colocar protección en los ojos durante los viajes en motocicleta.
  • Evitar que camine por áreas polvorientas.
  • Inspeccionar los ojos del canino después de cada viaje o salida al exterior.
  • Retirar cualquier cuerpo extraño que esté cerca de sus ojos.

Síntomas y tratamiento para la conjuntivitis en perros

Te darás cuenta cuando tu mascota esté pasando por un cuadro de conjuntivitis porque aparecerán las siguientes señales:

  1. Ojos rojos (puede ser uno o ambos).
  2. Picazón en los ojos (el perro intentará rascarse frotando su cabeza contra diferentes superficies o con las patas).
  3. Dificultad para mover el párpado.
  4. Lagrimeo constante.
  5. Producción excesiva de lagaña (puede ser blanca, amarillenta e incluso verde).
  6. No podrá abrir los ojos con normalidad en áreas de mucha iluminación.

Pese a que es relativamente fácil identificar esos síntomas no se recomienda administrar algún tratamiento al canino sin antes consultar con un médico veterinario para que identifique las causas del problema y determine cuál es la mejor manera de combatirlo.

Lo único que puedes hacer mientras acuden al veterinario es aplicar un colirio para perros, adecuado a su pH para que se irrigue el ojo y no se formen costras con las secreciones. Si el pelo está entrando en el ojo es prudente retirarlo y cortarlo cuidadosamente para que el problema no se agrave.

Recuerda que para limpiar las lagañas no puedes utilizar algodón porque las fibras pueden entrar en el ojo y causar más irritación; en su lugar, puedes utilizar compresas de gasa.

Foto cortesía de Anna Stampfli en Unsplash

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir